Regresar

¿Qué capacidad tiene nuestra memoria?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Hijo mío, guarda siempre en tu memoria los mandamientos y enseñanzas de tus padres». Proverbios 6:20.

La memoria es una función del cerebro que nos permite guardar, clasificar y recordar sucesos y aprendizajes del pasado. ¿Alguna vez te has preguntado cuántas cosas puede almacenar tu cerebro en el espacio reservado para la memoria? La verdad es que nadie sabe la respuesta, pero algunos estudiosos dicen que el equivalente a unos diez mil millones de páginas de una enciclopedia. Ahora bien, la pregunta más importante es: ¿Para qué usas tú la memoria? ¿Para recordar lo negativo que te ha pasado y poder echárselo en cara a otra persona cuando llegue el momento? ¿O para recordar lo positivo y darle las gracias cada noche a Jesús por lo que hace por ti? El cristiano debe centrarse siempre en lo positivo, y esto se aplica también a la memoria. Procura recordar las cosas buenas.

Ya desde los tiempos antiguos, era muy importante dejar memoria de las cosas que sucedían. Así que para registrar todo lo posible, pueblos como los israelitas escribían sus memorias en tablillas de arcilla, en vasijas de cerámica o en piel de animales. Luego las guardaban en lugares muy selectos. Cuando el rey Darío, del Imperio Medopersa, ordenó buscar en el palacio de Ecbatana los archivos de las memorias, encontró la memoria que el rey Ciro había dictado, de reconstruir el Templo de Dios en Jerusalén. Estas memorias ayudaron al pueblo hebreo a reconstruir no solamente su Templo y su muro, sino toda su ciudad. Lee la historia completa en Esdras 6:1-12.

En la Biblia se nos aconseja utilizar la memoria para cosas buenas, como por ejemplo: «Hijo mío, guarda siempre en tu memoria los mandamientos y enseñanzas de tus padres» (Proverbios 6:20).

Desafío: ¿Cuántos versículos de memoria te sabes? Cuéntalos y agrega uno más a tu lista. Memoriza el de hoy.