Regresar

¿Por qué se taponan los oídos cuando viajamos en avión?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Él cumple los deseos de los que lo honran; cuando le piden ayuda, los oye y los salva». Salmo 145: 19

Los oídos se taponan cuando vamos en avión y este asciende o desciende bruscamente. Eso se debe al cambio de presión atmosférica. También se taponan cuando vamos a lugares que están mucho más altos que el nivel del mar, por ejemplo, a la montaña. Por supuesto, los oídos pueden taponarse si tienen exceso de cera, o si estamos enfermos con gripe u otitis Qué rollo es tener los oídos taponados. A veces cometemos el error de creer que es más importante la boca para hablar que el oído para oír, pero fíjate que la Biblia hace más referencias al oído (182) que a la boca (148), por algo será.

Ismael había nacido en un hogar complicado. Su mamá era sierva y su papá era Abraham, el patrón de su mamá. Pero Abraham ya tenía una esposa, Sara, y las discusiones, peleas e insultos llegaron muy pronto a la vida de este niño llamado Ismael. A tal punto estaban mal las cosas en su casa, que Ismael tuvo que irse con su mamá al desierto. Sin comida ni lugar donde ir, comenzó a llorar, pero Dios lo oyó. Entonces, un ángel los calmó a él y a su mamá, y los apoyó en lo que necesitaban. ¡Qué alivio saber que Dios nos oye!

Como ves, Dios oye, no solo habla. Qué bueno sería que tú también desarrollaras la virtud de oír a los demás. Especialmente de escuchar bien antes de hablar. Eso es lo que hace Dios: «Él cumple los deseos de los que lo honran; cuando le piden ayuda, los oye y los salva» (Salmo 145: 19).

Desafío: Marca con color este versículo en tu Biblia. Al lado, dibuja una pequeña oreja para recordar que Dios siempre nos oye.