Regresar

¿Por qué brilla la arena?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Haré que tu descendencia sea tan numerosa como las estrellas del cielo y como la arena que hay a la orilla del mar». Génesis 22:17

¿Alguna vez te has fijado que, en un día de sol, la arena de la playa tiene como brillo, como destellos plateados que la hacen ver espectacular? ¿Sabes a que se debe eso? Se debe a que la arena está formada por diferentes trocitos de piedras. Son esos trocitos los que brillan al darles la luz del sol. El color de la arena depende de las piedras que la componen. Por ejemplo, la arena de los arrecifes de coral es blanca; en cambio, la arena formada por piedras volcánicas es de color negro.

¿Alguna vez has agarrado un puñado de arena de la playa e intentado contar los granos que contiene? Supongo que, si lo intentaste, te diste por vencido. Y es que, aunque la arena está compuesta por piedrecitas de distintos tamaños llamadas arenisca, limo o grava, ¡son demasiados los granitos que contiene! ¡Es imposible contarla, a menos que te sobren años y años en los que no tengas nada que hacer! ¿Sabes? Dios le dijo a Abraham: «Haré que tu descendencia sea tan numerosa como las estrellas del cielo y como la arena que hay a la orilla del mar (Génesis 22:17). O sea, Dios le daría a Abraham una descendencia tan numerosa que sería incontable. ¿Crees que cumplió Dios esta promesa?

Aquí está la respuesta: «Abraham, aunque ya próximo al fin de sus días, llegó a tener descendientes tan numerosos como las estrellas del cielo y como la arena de la orilla del mar, que no se puede contar» (Hebreos 11: 12). ¡Qué bueno es saber que Dios cumple sus promesas! Por eso, puedes confiar siempre en él.

Desafío: Busca un poco de arena y guárdala durante una semana. Recuerda que Dios siempre cumple todas sus promesas.