Regresar

¿Cómo puedo aumentar mi velocidad cuando corro?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Como buenos administradores de los diferentes dones de Dios, cada uno de ustedes sirva a los demás según lo que haya recibido». 1 Pedro 4: 10

La respuesta es muy sencilla. Para aumentar tu velocidad, debes correr todos los días en línea recta durante quince segundos y descansar un minuto. Esto tienes que repetirlo dos o tres veces. También te ayudará tomar mucha agua y consumir cereales, frutas y legumbres, para adquirir hidratos de carbono que proporcionarán energía a tu cuerpo. Si acompañas la carrera con los brazos en ángulo recto, levantas bien las rodillas, das pasos largos con la planta del pie y respiras lo justo, también notarás que adquieres más velocidad. Todo eso te ayudará a llegar a la meta rápido.

¿Sabes que en la Biblia se habla de un hombre que era muy veloz? Está en 2 Samuel 2: 18: «Allí estaban los tres hijos de Seruiá: Joab, Abisai y Asael. Este último corría veloz, como un ciervo a campo abierto». La persona a la que nos referimos es Asael, un joven que era muy veloz con sus piernas. Pero lo más seguro es que no fue rápido desde siempre, sino que adquirió esta habilidad por medio del entrenamiento diario y de cuidar su cuerpo con alimentación y agua. Al profeta Samuel le llamó la atención que Asael, sobrino del rey David, usara su destreza física para correr y pelear como un guerrero valiente en cada una de las batallas.

Asael sirvió fielmente a Dios con lo que sabía hacer. ¿Y tú? ¿Dedicas a Dios los dones que tienes? «Como buenos administradores de los diferentes dones de Dios, cada uno de ustedes sirva a los demás según lo que haya recibido» (1 Pedro 4:10).

Desafío: Piensa en dos dones que te gustaría desarrollar. Utiliza todos tus dones para Dios.