Regresar

¿Debo desanimarme cuando tengo que rehacer las tareas escolares?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Tú, sigue firme en todo aquello que aprendiste, de lo cual estás convencido». 2 Timoteo 3: 14

Si hacer las tareas escolares es un esfuerzo, tener que rehacerlas porque el maestro lo pide nuevamente es un doble esfuerzo. Pero algún propósito debe tener y con oración lo puedes descubrir. Si alguna vez te ves en esa situación, no te desanimes, y recuerda esta historia del Antiguo Testamento.

El pueblo de Dios fue llevado cautivo por el rey Nabucodonosor a Babilonia, donde tuvieron que permanecer bastante tiempo. Cuando finalmente pudieron regresar a Jerusalén, la ciudad estaba destruida, así que había que reconstruirla. Josué, el sumo sacerdote, inició la reconstrucción del Templo junto con Zorobabel y sus compañeros sacerdotes y levitas. La tarea no fue fácil desde el principio, pero más se complicó cuando los enemigos del pueblo de Dios los obligaron a interrumpir las obras de reconstrucción. Imagínate al pobre Josué, qué disgusto tan grande se habrá llevado. Además «la gente de la región se dedicó a desanimar a la gente de Judá y a no dejarlos construir» (Esdras 4: 4). Le tocó a Josué animar al pueblo, trabajar y avanzar con la obra que el rey Ciro había autorizado. Finalmente se logró retomar la obra y terminarla.

Algunas veces nos desanimamos porque las cosas no nos salen rápido o no nos salen bien a la primera. Josué y el pueblo de Dios tuvieron que aprender a ser perseverantes y a no abandonar. «Tú, sigue firme en todo aquello que aprendiste, de lo cual estás convencido» (2 Timoteo 3: 14). No te desanimes ni te rindas.

Desafío:Piensa en las cosas que te propusiste al empezar el año y cuáles de ellas has dejado de hacer. Sigue perseverando.