Regresar

¿Para qué sirve aprender de memoria los libros de la Biblia?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Hijo mío, no te olvides de mi Ley, y que tu corazón guarde mis mandamientos, porque muchos días y años de vida y de paz te aumentarán». Proverbios 3:1

También podrías preguntarte para qué sirve saber el abecedario o las tablas de multiplicar o las reglas ortográficas... Todos estos conocimientos nos ayudan a buscar lo que necesitamos con mayor rapidez, nos ayudan a formar palabras con las que expresamos pensamientos e ideas, nos ayudan a comprender operaciones básicas de la vida diaria. Saberse de memoria ciertas cosas es fundamental para todo.

Los hebreos no solo se aprendían los nombres de los libros de las Escrituras, sino que tenían un libro especial o cuaderno donde anotaban lo que querían recordar. Lo llamaban «Memorial». También escribían textos seleccionados de la Ley y se los ataban en la frente o en el brazo izquierdo, porque «esto les hará recordar que siempre deben hablar de la ley del Señor» (Éxodo 13:9). Ya ves lo importante que es no olvidar.

El rey David dedicó todo un salmo para escribir sobre la Palabra de Dios. Es el capítulo más largo de la Biblia. Para separar los versículos de ese salmo utilizó las letras del alfabeto hebreo, llamado alefato. De este modo también sería más sencillo aprender el salmo de memoria.

Dios quiere que conozcamos la Ley, que sepamos mucho de la Biblia, que memoricemos textos y aprendamos sus libros, para que conozcamos cada vez más y mejor el carácter de Dios. «Hijo mío, no te olvides de mi Ley, y que tu corazón guarde mis mandamientos, porque muchos días y años de vida y de paz te aumentarán» (Proverbios 3: 1).

Desafío:Dibuja un corazón y escribe el versículo de hoy dentro de él.