Regresar

¿Quiénes eran los gentiles?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Dios no hace diferencia entre una persona y otra» Hechos 10: 34.

En los tiempos de la Biblia, los judíos llamaban «gentiles» a las personas que no pertenecían a su raza ni profesaban su misma fe. Era parecido a lo que hacemos a veces hoy en las iglesias, que llamamos «paganos» o decimos que son «del mundo» a las personas que no tienen nuestra misma religión.

En Hechos 10:1-33 se cuenta la conversión de un «gentil», es decir, de un no judío, llamado Cornelio. Cornelio era romano, capitán de un batallón. Y a pesar de ser gentil, era un hombre justo que respetaba a Dios, y al que todos los judíos estimaban y querían. Su devoción y su piedad eran tales, que Dios decidió darse a conocer a él, para que pudiera pasar a formar parte de su pueblo. ¿Cómo lo hizo? Le dio una visión, en la que le indicaba que se pusiera en contacto con Pedro. Pedro, por su parte, recibió otra visión de Dios, porque él, como judío, no quería relacionarse con los gentiles. Sin embargo, como dijo el propio Pedro: «Dios me ha enseñado que no debo llamar profano o impuro a nadie» (Hechos 10:28) Finalmente, Pedro bautizó a Cornelio y a su familia.

Muchas veces creemos que nosotros somos los más inteligentes e importantes, por nuestro país, nuestra familia o la iglesia a la que vamos. Sin embargo, para Dios todos somos sus hijos, y espera que tratemos bien a todo el mundo y enseñemos su amor a quienes aún no lo conocen. Si los rechazamos por no tener nuestra misma religión, nunca querrán conocer lo que creemos. No lo olvides: «Dios no hace diferencia entre una persona y otra» (Hechos 10: 34). Tampoco la hagas tú.

Desafío:Escribe este versículo en una tarjeta y regálala a alguien que no sea igual a ti, junto con un dulce.