Regresar

¿Qué es un endemoniado?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Haré pedazos el yugo que tienes encima y romperé tus cadenas». Nahúm 1: 13

Seguro que cuando oyes en la iglesia la palabra «endemoniado» te quedas así como chocado, asustado, porque es una palabra que da miedo. Y sí, asusta, incluso a mí que soy grande; porque un endemoniado es una persona que está poseída por el demonio. Esto no es tan común, pero puede suceder. Tal vez tú nunca veas a ningún endemoniado en toda tu vida; ojalá que no. Yo ya soy grande y nunca he visto ninguno. Pero si así fuera, confía en Dios, pues él te protege y te defiende en todo momento.

En una ocasión, Jesús llegó con sus discípulos a la ciudad de Gadara. La gente que vivía allí eran gentiles, o sea, no eran judíos. En cuanto Jesús bajó de la barca, fue hacia él un hombre endemoniado que, al verlo, se arrodilló delante de él en reconocimiento de que era el Hijo de Dios. Jesús lo libero y, en agradecimiento, este nuevo discípulo le pidió que lo dejara ir con él. «Pero Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: “Vete a tu casa, con tus parientes, y cuéntales todo lo que el Señor te ha hecho"» (Marcos 5:19).

Jesús es muy poderoso, y puede romper cualquier cadena que nos impida ser felices. Puede liberarnos de todo y, de hecho, nos promete: «Haré pedazos el yugo que tienes encima y romperé tus cadenas» (Nahúm 1: 13). Cualquier cosa que te preocupe, cualquier problema que tengas, de salud o de otro tipo, recuerda ponerlo en manos de Jesús y confiar en él.

Desafío:Corta diez tiras de papel de 2 centímetros de ancho por 10 centímetros de largo. Únelas formando una cadena, eslabón por eslabón. Escribe el versículo de hoy en los eslabones.