Regresar

Dios cuidará de ti

Matutina para Android

Play/Pause Stop
“Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza...” (Salmo 40:4).

¿Cómo reaccionas tú cuando el sufrimiento golpea a tu puerta, cuando pierdes el control de la situación, cuando las cosas no salen como esperabas o cuando parece que Dios no responde tus oraciones como a ti te gustaría o crees que debería responder?

Un día, W. S. Martin, un conocido predicador, tuvo que enfrentar una situación similar. Su esposa, Civilla Martin, no se encontraba bien de salud. Él se desesperó y casi dejó de cumplir con un compromiso misionero.

Martin fue sorprendido por un cuestionamiento de su hijo: “Papá, ¿no crees que, mientras tú te ocupas de las cosas de Dios, él cuidará de la salud de mamá?” Las palabras del hijo lo motivaron. Fue a la iglesia y predicó con su característico entusiasmo.

Luego de despedirse de la congregación, volvió ansioso a su casa para saber cómo estaba su esposa. El hijo fue a recibirlo a la puerta y le entregó un sobre con las palabras de la poesía: “Dios cuidará de ti”, que la esposa había escrito mientras él predicaba.

Hoy, las estrofas de ese himno se cantan en muchos idiomas, tanto en períodos de paz como en tiempos de guerra, en la prosperidad como en la adversidad, para animar a las personas a confiar en el gran amor de Dios.

No hay duda de que Dios cuida de sus hijos. Elena de White nos dice: “El que sustenta los innumerables mundos diseminados por la inmensidad, también tiene cuidado del gorrioncillo que entona sin temor su humilde canto. Cuando los hombres van a su trabajo, o están orando; cuando se acuestan por la noche o se levantan por la mañana; cuando el rico se sacia en el palacio, o cuando el pobre reúne a sus hijos alrededor de su escasa mesa, el Padre celestial vigila tiernamente a todos. No se derraman lágrimas sin que él lo note. No hay sonrisa que para él pase inadvertida” (El camino a Cristo, p. 73).

No importa el desafío que estés enfrentando o vayas a enfrentar, pon tu confianza en el Señor y sigue adelante. Ocúpate de las cosas de Dios, y él cuidará de ti.