Regresar

Cree en los milagros

Matutina para Android

Play/Pause Stop
“Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; más para Dios todo es posible” (Mateo 19:26).

Después de una cirugía para la reducción del estómago, la vida de Ivanilda se transformó en una gran confusión. Descubrió que tenía cáncer e hizo un pesado tratamiento de quimioterapia. Cuando pensaba que ya podría estar curada, descubrieron otro tumor y tuvo que someterse a una etapa más del tratamiento.

Más allá de la enfermedad, vino la soledad, pues no tenía a nadie que pudiera ayudarla. En aquel momento de dolor, sus únicos compañeros eran su dormitorio y la almohada. Deprimida, no tenía motivación para levantarse de la cama. “Mi vida es un proyecto que falló”, fueron sus palabras en el auge de la crisis.

Un día, tomó un cuchillo y se sentó en el sofá para darle fin a su dolor y sufrimiento. Sin embargo, su mano chocó con el control remoto de la televisión, que se encendió en la TV Nuevo Tiempo. Estaba en el aire el programa “Arena del futuro”. El pastor Luís Goncalves hablaba directamente a una persona que en aquel momento estuviera con un cuchillo en sus manos. Impresionada con aquellas palabras, Ivanilda decidió conocer al Dios que la televisión le había presentado. Recordando la manera maravillosa en que Dios salvó su vida, dice: “La Nuevo Tiempo fue el comienzo de todo, fue el sendero que me llevó a Jesús”.

Mario no tenía familia, amigos ni razón para continuar viviendo. En una de aquellas noches de depresión, ya alcoholizado, tomó una cuerda, subió la escalera para dirigirse hacia el piso superior de su casa y se preparó para poner fin a su vida. Antes, sin embargo, decidió bajar para tomar la última medida de whisky que todavía quedaba en la botella. Amargado, se sentó frente a la televisión. Mientras bebía, comenzó a cambiar de canales y tropezó con la TV Nuevo Tiempo en el momento del programa “Arena del futuro”.

“Tú que estás ahí por quitarte la vida, escúchame: Dios te ama”. Esas palabras del pastor Luís Goncalves tocaron su corazón. Mario recibió estudios de la escuela bíblica de Nuevo Tiempo y conoció la verdad transformadora de la Palabra de Dios. Hoy, su mayor deseo es estar en el cielo con Jesús.

Dios es especialista en milagros. Por eso, Elena de White incentiva: “No debemos jamás dejar de trabajar por una alma mientras quede un rayo de esperanza” (El ministerio de curación, p. 125). Cree en los milagros de Dios. Permite que él te use a ti para hacer lo imposible en la vida de otras personas.