Regresar

Música para la misión

Matutina para Android

Play/Pause Stop
“Cantad a Jehová toda la tierra, proclamad de día en día su salvación” (1 Crónicas 16:23).

La música ejerce un papel fundamental en el cumplimiento de la misión. Uno de los mejores ejemplos de esto es el ministerio del cuarteto Arautos do Rei. Formado hace 56 años, este grupo ha llevado a muchas personas a los pies de Jesús.

Hace pocos años, el cuarteto fue invitado a cantar en el interior del estado de Pará, Brasil. Para llegar al lugar, los Arautos necesitaban pasar por la inmensa carretera Transamazónica, que cruza la floresta y todavía posee muchos trechos sin terminar.

En el medio del viaje, el automóvil en el que viajaban se rompió. La carretera era de tierra, no había señal de celular y pocos automóviles circulaban por allí. Como nadie se detuvo a ayudarlos, comenzaron a preocuparse.

Mientras los colegas del equipo de apoyo buscaban una solución, el cuarteto decidió caminar por la carretera. Al poco tiempo, uno de los integrantes del cuarteto vio una casa detrás de unos árboles y sugirió:

–¿Vamos a hacer una visita?

Todos estuvieron de acuerdo. Golpearon las manos a la puerta, y una señora los atendió.

–Pueden entrar –les dijo doña Infancia, con una sonrisa en el rostro.

El cuarteto se sintió a gusto en la casa de aquella mujer. Cantaron un himno y el pastor Iván Saraiva predicó un mensaje bíblico. Muy emocionada, doña Infancia los sorprendió al decirles:

–¡Qué bueno que ustedes son adventistas! Esperen, les tengo una sorpresa.

Ella fue hasta su dormitorio y trajo el libro misionero La gran esperanza todo subrayado. Con lágrimas en los ojos mencionó cuán importante había sido aquel libro para su comunión con Dios y su preparación para el regreso de Jesús.

Terminaron la visita y volvieron para continuar viaje en otro automóvil. Nunca más vieron a doña Infancia, la señora que visitaron en el medio de la floresta amazónica; sin embargo, el mensaje que había sido dejado por un libro fue confirmado por la música. Resta la esperanza de volver a encontrarla en el cielo.

No importa si tú eres cantante, si tocas un instrumento musical o si solo eres un oyente de la música adventista. Usa la música para compartir nuestra esperanza, para cumplir la misión y para preparar personas para el muy próximo encuentro con Jesús.