Regresar

Conocer a Jesús es todo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6).

“Todos los caminos conducen a Roma”. ¿Has escuchado ese dicho? La idea es que existen diferentes maneras de hacer lo mismo y todas terminan llegando al mismo destino. Ese concepto se puede aplicar a algunas situaciones de la vida, pero no a los asuntos espirituales. Jesús es el único camino que le da significado a la existencia en esta Tierra y garantiza la vida en el cielo. Él es el centro de toda la Biblia y, sin su sacrificio, la salvación sería imposible.

El pastor Williams Costa Jr. presentó esta verdad por medio de la composición del himno “Conocer a Jesús es todo”. En el año 1986, Costa Jr. recibió la misión de escribir un cántico para el Camporí de Jóvenes en Itabuna, Estado de Bahía, República del Brasil. Después de algunas semanas, la canción fue presentada y aprobada.

Sin embargo, la música simplemente desapareció. Después de una intensa búsqueda, el autor decidió escribirla otra vez. Esta vez, la guardó en un lugar seguro; pero, misteriosamente, volvió a desaparecer.

Perplejo, la escribió por tercera vez y, para que no hubiera más inconvenientes, hizo inmediatamente la reserva en el estudio para su grabación. Cuando fue a hacer el arreglo orquestal y vocal, percibió que el original más reciente también había desaparecido. Como a aquella altura de la experiencia ya había memorizado la canción, él la escribió –una vez más–, hizo el arreglo, y el acompañamiento fue grabado.

El día de la grabación del vocal, la letra y la música volvieron a desaparecer. Sin entender por qué estaba sucediendo todo esto, Costa Jr. hizo copias para que no se perdieran más. El día en que fue a grabar la voz, una vez más el nuevo original y todas las copias habían desaparecido. Muy tenso, escribió todo nuevamente y apenas terminó, envió una copia a la Casa Publicadora Brasileña, que publicó la letra en la Revista Adventista. A partir de ese momento, nunca más se perdió, y su mensaje ayudó a rescatar a muchos corazones, sobre todo al ser presentada en las campañas de evangelismo del pastor Alejandro Bullón.

De manera poética, la canción enseña que es imposible hacer el bien, “servir a los hombres / si aún no sabemos servir a Jesús”. Sin Cristo, hasta nuestras buenas acciones pierden el significado. La vida puede tener muchos caminos y alternativas, pero solamente Jesús es el camino para la salvación.