Regresar

Mensajes integrados

Matutina para Android

Play/Pause Stop
“Otro ángel le siguió, diciendo...” (Apocalipsis 14:8).

Los tres mensajes angélicos son la advertencia de Dios para aquellos que viven en los días de la iglesia remanente. Por eso, Elena de White dice que: “Apocalipsis 14 es un capítulo del más profundo interés. Ese pasaje pronto será entendido en todo su alcance, y los mensajes dados por Juan, el revelador, serán repetidos con claridad” (Review and Herald, 13 de octubre de 1904).

Cada uno de los mensajes posee un período específico para su cumplimiento, pero también se aplica en otros momentos. Ellos tienen un inicio definido, pero no tienen un fin establecido. Poseen un anuncio relevante para su tiempo, pero se conectan con el periodo anterior y con el posterior. El tercero se integra con los demás presentando el juicio y el regreso de Jesús.

Esta integración se hace más evidente aún, cuando Elena de White afirma: “Los mensajes primero y segundo fueron dados en 1843 y 1844, y ahora estamos bajo la proclamación del tercero; pero los tres mensajes han de ser proclamados todavía” (Eventos de los últimos días, pp. 90, 91).

Juntos, ellos traen una visión más amplia y revelan nuevas responsabilidades. Ellos también nos desafían a rescatar mensajes olvidados o rechazados, a exaltar a Cristo como Salvador y Señor, a enseñar la clara diferencia entre obedecer la ley de Dios y la de los hombres, y a anunciar la pronta venida de Jesús.

Para eso, Dios llamó a un pueblo y le encomendó una misión. No dio un mensaje simple ni fácil, sino fuerte y desafiante. El contenido de esa predicación se opone a las creencias populares y se enfrenta con poderes religiosos dominantes. Para anunciarla, Dios necesita un pueblo que conozca la Palabra profundamente, que sea equilibrado y obediente, y que esté comprometido con la misión.

Elena de White dice: “Cristo viene por segunda vez con poder, para salvación. Ha enviado los mensajes de los ángeles primero, segundo y tercero para preparar a los seres humanos para dicho acontecimiento. Estos ángeles representan a los que reciben la verdad y presentan el Evangelio al mundo con poder” (La verdad acerca de los ángeles, p. 251).

Esa misión tiene que ver contigo. No pierdas tiempo. Coloca lo mejor de ti al servicio de la causa del Señor, pues en breve Jesús volverá y “lo que tiene que ser hecho para la salvación de las personas debe ser hecho rápidamente” (Cerca del cielo, p. 69). ¡La hora es ahora!