Regresar

Jessie Halliwell

Matutina para Android

Play/Pause Stop
“Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis” (Mateo 25:40).

Jessie y Leo Halliwell dedicaron 27 años a los habitantes de la ribera de la región amazónica. Realizaron una obra humanitaria y misionera impresionante. Más de la mitad de los niños de la región moría sin alcanzar la juventud por causa de la malaria, además de por otras amenazas como cobras, yacarés y pirañas. En la selva vivían cerca de cien tribus indígenas con grandes necesidades. Leo y Jessie llegaron a esa región con sus hijos, Jack y Marian, a bordo del barco Luzeiro, enfrentando todo tipo de experiencias.

Jessie era una mujer de sonrisa franca y temperamento paciente. Ella era, entre otras cosas, una esposa amorosa, una madre ejemplar, una mujer hospitalaria, una enfermera por vocación, una gran amiga, una mujer valiente y muy útil. Era una especialista en la aplicación de tratamientos hidroterapéuticos, aunque también fue una excelente nutricionista y una colportora de éxito. Ella ayudó en el nacimiento de centenas de niños, trató a más de 250 mil enfermos, y atendió las necesidades físicas y espirituales de cerca de 750 mil personas. Juntos, Leo y Jessie llevaron a millares de personas a Jesús y establecieron decenas de iglesias.

Una noche, una canoa se aproximó al barco Luzeiro con un niño que remaba contra la corriente. Él sufría de malaria; su padre y sus hermanos habían muerto, y su madre estaba muy enferma. El niño le preguntó a Jessie: “¿Tienen algún remedio para la fiebre? El hechicero intentó expulsar los malos espíritus y me golpeó con espinas”. Dios utilizó a Jessie para curarlo de la malaria y liberarlo de la esclavitud del mal.

Ella descansó a los 68 años. Dedicó su vida a sanar, educar y salvar personas. En su sepultura hay una pequeña lápida con el diseño de un barco misionero y el resumen de su ministerio: “Ella cumplió su misión de amor”.

En general, cuando el ministerio del matrimonio Halliwell es recordado, Leo es el homenajeado; sin embargo, me gustaría que tú también fueras inspirado por la historia de entrega y dedicación de Jessie, que sin duda alguna fue fundamental para que muchas personas fueran bendecidas.

Los habitantes de las riberas de la región amazónica continúan recibiendo atención de varias embarcaciones Luzeiro y de nuevos misioneros. Sin embargo, el desafío de curar y salvar no está restringido a ese lugar. Hay personas que están muy cerca de ti y necesitan ayuda. Usa tus talentos para cumplir esa misión de amor.