Regresar

Aguas sanas

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Desde entonces el agua quedó purificada, tal como lo había dicho Eliseo» (2 Reyes 2:19-22).

Materiales: Dos vasos plásticos, agua, sal, azúcar.

ENCONTRÉ UN RELATO en la Biblia que me llamó atención. Dice así: «Los habitantes de la ciudad dijeron entonces a Eliseo:

Mira, la ciudad tiene una buena situación, como puedes ver, pero el agua es mala, y la tierra estéril.

Tráiganme un tazón nuevo, con sal respondió Eliseo.

En cuanto le llevaron el tazón, Eliseo fue al manantial y arrojó allí la sal diciendo:

Así dice el Señor: «Yo he purificado esta agua, y nunca más causará muerte ni hará estéril la tierra».

El agua es un símbolo de Jesús. Él dijo que era el agua de vida. Si bebemos de esa agua nunca más tendremos sed. ¿Entiendes eso?

Gracias, Jesús, por la bendición del agua.

Actividad práctica: Hacer algo parecido a lo que hizo Eliseo. Ponerle sal a un vaso de agua. ¿Cómo quedó? ¡Salada! Únicamente el poder de Dios puede convertirla en agua buena.

Echarle azúcar al otro vaso con agua. ¿Cómo está el agua? Sabe bien, ¿verdad?