Regresar

Tolerancia

Play/Pause Stop
«Porque aunque siete veces caiga el justo, volverá a levantarse, pero los malvados caerán en el mal» (Proverbios 24:16).

Tolerancia es un término que posee diversas acepciones. En psicología, es común encontrarlo junto a la palabra frustración. Tolerar la frustración se refiere a la capacidad de afrontar los problemas y limitaciones propios de la vida, a pesar de las decepciones que nos puedan causar. Se trata de resistir ese sentimiento negativo que aparece cuando no conseguimos lo que deseamos o nos suceden cosas desagradables. La mayoría de las personas no está preparada para soportar el malestar provocado por un fracaso o una desilusión. Pero entender que las cosas no ocurren siempre como se las espera o se han imaginado es un elemento importante para soportar la adversidad.

Hay muchas personas que se sienten abrumadas por los problemas que las aquejan. La salud puede estar deteriorándose día a día. Los problemas económicos y los conflictos familiares pueden ser cargas difíciles de soportar. Las aflicciones y las penas pueden prolongarse durante meses y años, y el futuro puede parecer incierto y desconcertante. ¿Estás pasando tú alguna de estas pruebas? ¿Piensas que estarás mejor cuando recuperes tú estado de salud? ¿Vas a dejar que tus emociones dependan de las circunstancias de tu vida? Y si nada de ello cambia, ¿vivirás de manera quejumbrosa, lo que te quede de vida?

Cuando las cosas no salen como las esperamos tendemos a desilusionarnos y a quejarnos, en vez de tolerar con paciencia, confiados en los planes de Dios. Elías y Juan el Bautista se sintieron desconcertados por los resultados de su trabajo como profetas del Altísimo y, aunque las insinuaciones del enemigo atormentaban su ánimo y sintieron horribles temores, pudieron despejarlos cuando confiaron sus vidas en las manos de Dios.

Ahora más que nunca necesitamos desarrollar este tipo de tolerancia para llegar a ser firmes y perseverantes a pesar de las desilusiones. No es necesario haber salido de los problemas para ello, no necesitamos resolver los conflictos familiares o laborales para poner en práctica esta norma de vida. No debemos esperar a solucionar algún problema económico, ¡ni siquiera algún problema de salud! «Los tiempos de apuro y angustia que nos esperan requieren una fe capaz de soportar el cansancio, la demora y el hambre, una fe que no desmaye a pesar de las pruebas más duras» (El conflicto de los siglos, pág. 606).

Hoy mismo podemos desarrollar la tolerancia si afrontamos las pruebas aferrados a Dios, confiando en sus promesas y orando hasta obtener su bendición.

Abril 23 Principios y Valores

Matutina para Android