Regresar

Pensamientos de paz

Play/Pause Stop
«Yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis» (Jeremías. 29:11, RV95).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define salud mental como «un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad». Según estadísticas recientes, en una de cada cinco familias de los Estados Unidos se sufre algún tipo de enfermedad mental (fobia, trastorno bipolar, esquizofrenia, ansiedad, ataques de pánico...). ¿Sabías que la depresión es actualmente la causa número uno de bajas laborales permanentes en los Estados Unidos? Según la misma OMS, más de trecientos millones de personas en el mundo sufren depresión.

Las causas de este mal son muchas y muy complejas como para abordarlas en una simple reflexión; varían desde las biológicas, a las que dependen de circunstancias de la vida como el divorcio, la muerte de un ser querido, la pérdida del empleo o la baja autoestima. La Biblia contiene pasajes que pueden ayudarte a tener paz mental si es que padeces depresión. Espero puedas encontrar luz en los siguientes:

  • «¿Por qué voy a desanimarme? ¿Por qué voy a estar preocupado? Mi esperanza he puesto en Dios, a quien todavía seguiré alabando. ¡Él es mi Dios y Salvador!» (Sal. 42:11).
  • «Piensen en todo lo verdadero, en todo lo que es digno de respeto, en todo lo recto, en todo lo puro, en todo lo agradable, en todo lo que tiene buena fama. Piensen en toda clase de virtudes, en todo lo que merece alabanza» (Fil. 4:8).
  • «Claman los justos, y Jehová oye y los libra de todas sus angustias» (Sal. 34:17, RV95).
  • «Puse mi esperanza en el Señor, y él se inclinó para escuchar mis gritos; me salvó de la fosa mortal, me libró de hundirme en el pantano. Afirmó mis pies sobre una roca; dio firmeza a mis pisadas. Hizo brotar de mis labios un nuevo canto, un canto de alabanza a nuestro Dios» (Sal. 40:1-3).
  • «Tú, Señor, eres mi escudo protector, eres mi gloria, eres quien me reanima» (Sal. 3:3).

Amiga, estar deprimida no es pecado; es consecuencia de vivir en un mundo de pecado. Asegúrate de estar bien conectada con Dios y bien afincada en su Palabra.

Mayo 08

Matutina para Android