Regresar

Adiós al Jardín del Edén

Play/Pause Stop
«Haré que tú y la mujer sean enemigas, lo mismo que tu descendencia y su descendencia. Su descendencia te aplastará la cabeza, y tú le morderás el talón». Génesis 3:15

-Cuando Dios fue a buscarlos, Adán y Eva tuvieron miedo y se escondieron -comenzó el papá-. La relación tan hermosa que habían tenido se había roto, ya no podían hablar cara a cara con el Creador. El pecado los había separado. Sin embargo, Dios no los dejó solos; les dijo que les enviaría a un Salvador para que los rescatara y volvieran a vivir con él.

-¡Qué triste tuvo que ser para Adán y Eva salir del Edén! -comentó Mateo.

Sí, lo fue —confirmó el padre—, hubo tristeza en el cielo a causa de la desobediencia de Adán y Eva, pero estaban contentos porque había un plan para salvarlos. Inmediatamente, el árbol de la vida fue custodiado por ángeles para que Adán y Eva no tuvieran acceso a él.

Y todo cambió a causa del pecado: nacieron espinas en las hermosas plantas, los animales le tuvieron miedo al ser humano y algunos incluso se volvieron feroces. Todo se trastorno. El mundo ya no sería igual.

—¡Qué cambio tan grande! -exclamó Susana.

-Adán y Eva pudieron ver la diferencia entre el mundo sin pecado y el mundo después del pecado. Adán aconsejó a sus descendientes que obedecieran la ley de Dios, contándoles el alto precio que habían pagado ellos por no obedecerla. Tristemente, algunos le echaban la culpa a él de la situación en que se encontraban. Adán vio cómo su descendencia se portaba cada vez peor, y eso lo llenaba de tristeza.

Él logró conocer a varias generaciones, pues vivió más de novecientos años, tiempo en el que albergó la esperanza de la promesa de la venida de Jesús —concluyó el papá.

Tu oración:Querido Dios, gracias porque Jesús vendrá y todo volverá a ser hermoso y feliz como al principio.

¿Sabías qué?

La alimentación original se componía de frutas y semillas.

14 de enero

Matutina para Android