Regresar

Moisés

Play/Pause Stop
«Por fe, Moisés, cuando ya fue hombre, no quiso llamarse hijo de la hija del faraón». Hebreos 11:24

-Este día imaginaremos la historia de Moisés contada por el mismo -dijo el papá.

«Hola, soy Moisés. Cuando era bebé, la hija del faraón me adoptó. Sin embargo, los primeros años viví en la sencilla casa de mis verdaderos padres. Allí, mi madre Jocabed me enseñó a adorar al verdadero Dios.

»Un día llegó a la casa un carruaje. Venían para llevarme a vivir al palacio. ¡Qué cambio tan grande! ¡Cuánta riqueza había en el palacio! ¡Cuántos dioses extraños por todas partes! No crean que fue fácil verme rodeado de ese esplendor. Había muchas personas que estaban a mi servicio. Además, el faraón me había elegido como su sucesor, por lo que tuve la más alta educación militar. También, como príncipe heredero, debían enseñarme la religión de los egipcios, pero yo nunca acepté nada que no fuera adorar al Dios del cielo.

»Mi madre me había contado acerca de la promesa de Dios de llevar a su pueblo a la tierra prometida y los ángeles me dijeron que yo sería el libertador. Me equivoqué porque creía que con mi experiencia en la milicia lo lograría. Un día maté a un egipcio que estaba golpeando a un israelita. Se corrió la voz, me buscaron para matarme, pero yo ya había huido. Caminé por el desierto hasta llegar a un pozo en la región de Madián. Allí llegaron unas jóvenes pastoras a las que yo defendí de unos jóvenes que las estaban molestando, y ayudé a dar de beber a sus animales.

»Ellas le dijeron a su padre que habían regresado temprano porque un forastero las había ayudado. Así conocí a mi futuro suegro, Jetro, pues me casé con su hija, Séfora. Había cambiado mucho mi vida, pero preferí ser fiel a Dios que gozar de las cosas terrenales que me habían ofrecido. Te animo a hacer lo mismo».

Tu oración:Querido Dios, que los asuntos de este mundo no me aparten de ti.

¿Sabías qué?

Jetro, el suegro de Moisés, era sacerdote del verdadero Dios.

5 de febrero

Matutina para Android