Regresar

Dios nos da consejo

Play/Pause Stop
«Dios le contestó: "Yo estaré contigo, y esta es la señal de que yo mismo te envío; cuando hayas sacado de Egipto a mi pueblo, todos ustedes me adorarán en este monte”». Éxodo 3:12

-Después de conocer el mensaje que Dios le dio a Moisés, continuaremos con el relato -dijo el padre-. Imaginen que es Moisés quien les habla.

«Me había acostumbrado a la soledad del desierto, pero debía emprender la gran misión de mi vida. Durante los años que estuve cuidando ovejas no imaginé que Dios me estaba preparando para pastorear a un pueblo difícil.

»Cuando llegué a casa le comuniqué a mi suegro lo que debía hacer y me dio su bendición. Aunque al principio me acompañó mi familia, luego decidí que debían regresar a casa de mi suegro y que nos reuniríamos más adelante. Continué mi camino y cerca del monte Horeb me encontré con mi hermano Aarón, a quien también Dios había hablado de la misión que llevaríamos a cabo juntos. Hablamos y emprendimos el camino a Egipto, confiados en las promesas de Dios. En Gosén reunimos a los ancianos y les explicamos la encomienda que Dios nos había dado; ellos nos creyeron. Entonces Aarón y yo fuimos al palacio a ver al faraón y le pedimos que dejara ir al pueblo de Israel, para que pudiera ir a un lugar donde adorar libremente al Dios del cielo.

Pero la respuesta del altivo gobernante de Egipto fue que no dejaría ir al pueblo y que no conocía al Dios de Israel.

»Entonces el faraón puso más carga de trabajo sobre los israelitas y nos echó la culpa a nosotros. Yo creía que sería más fácil nuestra salida. Oré a Dios pidiéndole ayuda y preguntándole por qué permitía que eso nos sucediera, pero él me respondió que con mano poderosa, el pueblo de Israel saldría de Egipto. Dios demostraría su gran poder. Debía seguir confiando en su dirección. Te aconsejo que tú también confíes en su dirección».

Tu oración:Querido Dios, sé que si te obedezco siempre me irá mejor.

¿Sabías qué?

Aarón era tres años mayor que Moisés.

7 de febrero

Matutina para Android