Regresar

¡Por fin libres!

Play/Pause Stop
«De día, el Señor los acompañaba en una columna de nube, para señalarles el camino; y de noche, en una columna de fuego, para alumbrarlos». Éxodo 13:21

-Qué increíble la manera en que Dios condujo al pueblo de Israel -inició el padre-. Así es como él muestra su amor por sus hijos, y eso es lo que hace con nosotros también: nos conduce por una senda segura si lo obedecemos. Imagínense cómo aquella mañana una multitud de personas emprendió la marcha. Se habían organizado por compañías y cada una tenía un líder.

-¡Qué gran desfile y qué organización! -comentó sorprendida Susana.

-Dios es un Dios de orden y, por lo tanto, su pueblo debe ser ordenado también —continuó el padre—. Todos salieron hacia la tierra prometida felices y libres de la esclavitud. Los acompañó un grupo de personas que no eran israelitas, pero que se les unieron por temor a que hubiera más plagas en Egipto. Rápidamente una columna de nube se posó sobre todo el pueblo y les sirvió de protección durante el día; por la noche se convertía en una columna de fuego que los alumbraba. Dios los estaba guiando. Los israelitas creyeron que en poco tiempo estarían en la tierra que se les había prometido, pero su comportamiento hizo que tardaran años en llegar.

-Me imagino a los niños corriendo, jugando con piedras y contemplando todo lo que veían —comentó Mateo.

-Sí, seguro que fue emocionante, porque nunca habían salido de Egipto -añadió Susana.

-Luego notaron que la dirección que tomaron no era la que los llevaba directamente a Canaán, sino que se dirigían al mar Rojo. No sabían que Dios quería evitarles una guerra con un pueblo que no que sabía ría dejarlos pasar. Así es Dios, muchas veces no sabemos por qué nos conduce por cierto camino, pero es para evitarnos algún problema —concluyó el padre.

Tu oración:_____________________________________________________________________________________________________________________________________

¿Sabías qué?

Salieron de Egipto cerca de seiscientos mil hombres sin contar las mujeres ni los niños.

10 de febrero

Matutina para Android