Regresar

Orden en el pueblo de Dios

Play/Pause Stop
«Josué se inclinó hasta tocar el suelo con la frente, y le preguntó: "¿Qué le manda mi Señor a este siervo suyo?"». Josué 5:14

-Vamos a imaginar la continuación de la historia como si la relatara Josué -dijo la madre aquella mañana.

«Hola, soy Josué, y les quiero decir que, aunque Dios me había elegido como líder, yo sentía una gran responsabilidad sobre mí. Dios me había mencionado que estaría conmigo como lo había hecho con Moisés, y de eso yo estaba seguro. Sin embargo, el desafío de la conquista de Canaán era enorme. Iniciaríamos primeramente con la conquista de Jericó, que era una ciudad muy bien protegida. Sabiendo que por nuestras propias fuerzas no lograríamos conquistarla, me aparté para orar y pedir la dirección de Dios. De repente, vi a un hombre impresionante en estatura y aspecto, vestido de guerrero con una espada en la mano. Rápidamente le pregunté si era de los nuestros o era enemigo, y él me respondió que era el Príncipe del ejército de Dios. ¿Se imaginan? ¡Estaba ante la misma presencia del Hijo de Dios! Me dio la orden de quitarme las sandalias y lo adoré. Luego me dijo que Jericó y su pueblo sería entregado en nuestras manos; me dio las indicaciones que debía seguir.

»Ahora, más seguro y siguiendo sus instrucciones, organicé al pueblo. No íbamos a pelear, no lo necesitaríamos, porque Dios pelearía por nosotros; solamente debíamos marchar en silencio cada día llevando el arca de la alianza, y debía escucharse únicamente el sonido de las trompetas.

» Los que iniciaban la marcha eran un grupo de hombres guerreros que habían sido elegidos por su fidelidad. Los seguían siete sacerdotes con sus trompetas; luego, el arca de Dios que se distinguía porque una aureola divina la cubría y era llevada por sacerdotes con sus vestiduras sacerdotales. Después iban los guerreros y cada tribu con su bandera. El pueblo de Dios iba ordenado según sus instrucciones. Te animo a seguir las instrucciones de Dios siempre».

Tu oración:Querido Dios, gracias porque soy parte de tu ejército para conquistar el mundo con tu amor.

¿Sabías que?

Nadie debía hablar mientras marchaban alrededor de Jericó.

25 de marzo

Matutina para Android