Regresar

Busca la dirección de Dios

Play/Pause Stop
«Josué mandó en seguida unos hombres a la tienda de Acán, los cuales encontraron todo lo que allí estaba escondido, con la plata en el fondo». Josué 7:22

-Continuaremos contando el relato con las palabras de Josué -dijo la mamá.

«Parecía que todo había marchado bien con la conquista de Jericó. Habíamos salvado a Rahab y a su familia, porque ella había protegido a los dos espías y creía en el Dios de Israel. Fue lamentable que tantos murieran, pero habían rechazado a Dios y por eso fueron destruidos.

»La siguiente población a conquistar era pequeña. Los espías que envié a inspeccionarla dijeron que con pocas personas podríamos conquistarla. Nos sentíamos muy seguros de aquella victoria y el mayor error que cometí fue que no pedí la dirección de Dios. Solamente fueron a pelear a Hai tres mil hombres, los cuales huyeron, y murieron treinta y seis. No pudieron hacer nada contra un ejército bien preparado.

»Cuando llegó la noticia al campamento me rasgué la ropa y me postré delante del Señor, pero él me dijo que no era hora de lamentarse, que había un gran problema en el campamento que debía arreglarse.

Alguien no había obedecido las instrucciones de Dios, había tomado parte de los tesoros de Jericó y los había escondido. Cité a todo el pueblo y descubrí a la persona responsable: Acán. Le pregunté qué era lo que había hecho y él dijo que había visto y tomado un hermoso manto babilónico, algo de plata y oro, y que los había escondido debajo de su tienda. Mandé que los trajeran y, en efecto, así era. Acán y su familia fueron destruidos por no obedecer a Dios.

»Con respecto a la batalla de Hai, fue una dura experiencia bajo mi liderazgo. Yo debí haber sabido que en todo momento tenía que buscar la dirección de Dios. Te animo a seguir las indicaciones de Dios como él las da; evitarás que les vaya mal a ti y a otros más que puedes influenciar con tu comportamiento.

Tu oración:_____________________________________________________________________________________________________________________________________

¿Sabías qué?

El lugar donde murió Acán se llamó «Acor», que significa «turbación».

27 de marzo

Matutina para Android