Regresar

Débora

Play/Pause Stop
«Débora acostumbraba sentarse bajo una palmera (conocida como “la palmera de Débora") y los israelitas acudían a ella para resolver sus pleitos». Jueces 4:5

-Algunos jueces habían gobernado ya -empezó el culto la mamá-. Bajo la dirección de Ehud habían vivido en paz, pero al morir este, los israelitas adoraron nuevamente a otros dioses y el Señor se apartó de ellos. Fueron oprimidos por los cananeos, cuyo líder era el capitán Sísara. En ese tiempo había una profetisa llamada Débora, que también juzgaba al pueblo. Ella acostumbraba juzgar cada día bajo una palmera a la que llamaban «la palmera de Débora». Un día Dios le habló y le dijo que avisara a Barac que había sido elegido para ir a la batalla y dirigir al ejército de Israel contra el de Sísara. Cuando Barac recibió el mensaje le dijo a Débora que iría con la condición de que ella lo acompañara. Ella le respondió que sí, pero que la gloria no sería para él sino que Dios obtendría la victoria a través de una mujer.

-¡Qué valiente Débora! ¡Fue a la guerra! —comentó Mateo.

-Sí, era valiente porque sabía que Dios iría con ellos y ganarían la batalla. Cuando estamos con Dios, él pelea nuestras batallas y estamos seguros. Después de haber obtenido la victoria, Débora compuso un hermoso canto que está en el capítulo 5 de Jueces. Después de eso hubo paz en Israel durante cuarenta años, época en la que Débora juzgó al pueblo. Si se hubieran mantenido siempre en los caminos que Dios les había señalado desde el tiempo de Moisés, se hubieran podido evitar muchos problemas. Esa es la enseñanza que debemos aprender del pueblo de Israel para nuestras vidas: si obedecemos a Dios, él dirigirá nuestra vida -concluyó la mamá.

Tu oración:_____________________________________________________________________________________________________________________________________

¿Sabías qué?

Jael, mujer de Heber ceneo, fue la que uso Dios para salvar a Israel de Sisara.

9 de abril

Matutina para Android