Regresar

El libro de Rut

Play/Pause Stop
«¡No me pidas que te deje y que me separe de ti! Iré a donde tú vayas y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo y tu Dios será mi Dios». Rut 1:16

-Ahora iniciamos el libro de Rut, que lleva el nombre de su protagonista -inició la mamá-. Lo componen únicamente cuatro capítulos, y la historia que relata, aunque no está incluida en el libro de los Jueces, sucedió cuando Israel era gobernada por ellos.

-Es una historia muy bonita, a mí me gusta -comentó Susana.

-A mí se me hace triste que se mueran los esposos y se queden viudas las mujeres -agregó Mateo.

-Es una linda historia que nos cuenta el amor de Dios a través de la familia de Elimelec, Noemí y sus hijos Mahlón y Quelión; y a la que más tarde se unen Rut, Orfa y, por último, Booz -continuó la mamá-. Verán, al pueblo de Israel, Dios le había hecho lindas promesas de prosperidad: riqueza, familia, paz, abundantes cosechas, en fin, todo lo necesario por ser el pueblo escogido. La condición era que obedecieran. Sin duda, la época en que sucedió la historia de este libro era un tiempo en que el pueblo se había apartado de Dios y estaba sufriendo las consecuencias. Había hambre y por eso Elimelec decidió trasladarse a Moab llevando a su esposa y a sus dos hijos. Ir a una tierra pagana para vivir mejor era arriesgado. Pasaron algunos años y murió Elimelec. Noemí estaba amparada porque tenía dos hijos varones. Una mujer viuda sin un hombre, en aquel tiempo, era signo de pobreza. Dios ama a las viudas y a los huérfanos; nosotros debemos extender nuestra mano para ayudarlos.

Tu oración:_____________________________________________________________________________________________________________________________________

¿Sabías qué?

Los moabitas no debían formar parte del pueblo de Israel.

14 de abril

Matutina para Android