Regresar

«Tu Dios será mi Dios»

Play/Pause Stop
«Las mujeres decían a Noemí: “Alabado sea el Señor, que te ha dado hoy un nieto para que cuide de ti! ¡Ojalá tu nieto sea famoso en Israel!"». Rut 4:14

-Ayer nos quedamos en que Elimelec había muerto, dejando a Noemí con dos hijos varones -dijo la mamá-. Los muchachos crecieron y se casaron con mujeres moabitas; ese era el riesgo de vivir en tierras paganas. Tristemente, los dos hijos murieron y ahora eran tres las mujeres viudas. Noemí decidió regresar a su tierra, y aunque sus nueras debían acompañarla, pues la costumbre decía que ellas eran las responsables de cuidarla, ella no quería que tuvieran que hacerlo. Quería lo mejor para ellas y pensaba que como eran jóvenes todavía podían formar una familia. Orfa regresó con sus padres, pero Rut, no. Rut decidió no dejar a su suegra y vivir donde Noemí viviera. Al llegar a Belén, las personas reconocieron a Noemí. Ella les pidió que la llamaran Mara, por la amargura que había en su alma.

Luego de llegar a la casa de Noemí, Rut salió a buscar alimento al campo. Afortunadamente trabajo en el campo de Booz, quien le dijo que ahí podía recoger espigas y que había suficiente alimento para que le llevara a su suegra. Él sabía lo buena que había sido Rut con ella.

Booz, que era pariente de Noemí, se casó con Rut y tuvieron un hijo que llamaron Obed. Rut, a pesar de ser extranjera, forma parte de la genealogía de Jesús. Fue la bisabuela del rey David, así que le valió la pena amar al Dios de su suegra -terminó la mamá.

Tu oración:Querido Dios, gracias por la historia de Rut, porque en ella puedo aprender que tú eres mi Redentor.

¿Sabías qué?

Rut es una de las cuatro mujeres mencionadas en la genealogía de Jesús.

15 de abril

Matutina para Android