Regresar

Abigail

Play/Pause Stop
«En cuanto Abigail vio a David, se bajó del asno y se inclinó hasta el suelo en señal de respeto». 1 Samuel 25:23

-Esta mañana, veremos la historia de Abigail, pero imaginaremos que nos la relata ella misma -dijo la madre.

«Buenos días, me llamo Abigail. Viví cuando el rey Saúl gobernaba Israel. Mi esposo era un hombre muy rico, pero de un corazón muy duro. Cerca de donde pastoreaban nuestros rebaños, se encontraba David con su gente. Siempre trataron de proteger nuestras propiedades y a nuestra gente. Ellos se portaron muy bien con nosotros.

»Cuando llegó la época de trasquilar a las ovejas, nos preparamos, como era la costumbre, para una gran fiesta. David lo supo y envió algunos de sus hombres a hablar con mi esposo para pedirle comida.

Mi esposo se enojó, respondió mal y no le dio lo que pedía. Cuando David lo supo se molestó y dijo que se vengaría, así que se dirigieron hacia nuestra casa. Un siervo me avisó de lo que estaba sucediendo.

Rápidamente intervine, pues no había tiempo que perder. Ni siquiera le avisé a mi esposo porque sabía que no me permitiría compartir nuestros alimentos.

»Mis siervos se fueron con la carga de alimentos delante de mí. De pronto, vi a David y a sus hombres que venían presurosos para hacer justicia. Me bajé del asno y le hice una reverencia a David, reconociéndolo como el ungido de Dios que reinaría después de Saúl. Le pedí disculpas en nombre de mi esposo y le ofrecí los alimentos. Dios me dio prudencia y valor para hablarle con sabiduría y pedirle que dejara en manos de Dios el castigo a quien lo había ofendido. David me agradeció haberle ayudado a evitar una tragedia y entendió que Dios haría justicia. Te animo a actuar con prontitud cuando sea necesario, pero pidiendo antes a Dios sabiduría».

Tu oración:Querido Dios, ayúdame a ser reconciliador en vez de provocar problemas.

¿Sabías qué?

Abigail fue posteriormente una de las esposas de David.

26 de abril

Matutina para Android