Regresar

Absalón

Play/Pause Stop
«En todo Israel no había un hombre tan bien parecido como Absalón, y tan alabado por ello». 2 Samuel 14:25

-Este día vamos a hablar de Absalón, uno de los hijos de David -comenzó el papá—. Absalón fue un joven muy bien parecido. No había otro igual a él en todo el reino, con un físico tan perfecto; pero su carácter no era lo que debía haber sido, y eso lo llevó a actuar en contra de su padre.

—Su cabellera era larga. Se la cortaba solo una vez al año y el pelo que le cortaban pesaba dos kilos -comentó Susana.

-Sí- continuó el padre, además era un joven con todas las comodidades que se puedan imaginar, atendido por personas que le servían. Su decisión de mandar a matar a su medio hermano Amnón porque no había respetado a su hermana Tamar lo llevó a huir de Israel y se alojó en la casa de su abuelo, el rey Talmai, rey de Gesur. Después de tres años, David lo mandó llamar, pero no lo recibió pronto en el palacio. Mientras tanto, Absalón aprovechó que su padre estaba ocupado en los negocios del reino para colocarse a la entrada de la ciudad y saludar a la gente; escuchaba sus problemas y les decía que si él fuera el rey, los ayudaría. Así fue como se fue ganando a las personas.

-¿No tenía miedo de traicionar a su padre? —preguntó Mateo.

-No -respondió el papá—, ya se había visto que desde que David cometió el pecado con Betsabé, no se atrevía a llamarles la atención a sus hijos cuando se portaban mal. Así que la rebelión fue madurando poco a poco sin que David se diera cuenta. Para poder corregirlos, los padres deben primeramente dar ejemplo a sus hijos. Se aprende más viendo que escuchando.

Tu oración:_____________________________________________________________________________________________________________________________________

¿Sabías qué?

El consejero de Absalón, Ahitofel, era abuelo de Betsabé.

4 de mayo

Matutina para Android