Regresar

La prosperidad de Salomón

Play/Pause Stop
«Mientras Salomón vivió, los habitantes de Judá e Israel, desde Dan hasta Beerseba, vivieron tranquilos, cada cual debajo de su parra y de su higuera». 1 Reyes 4:25

-Los israelitas se dieron cuenta de que Dios estaba con Salomón -comenzó el devocional el papá-. Por su forma de gobernar, se veía que la sabiduría del rey venía de Dios. Su fama se extendió hasta tierras lejanas y venían a verlo, a consultarlo y escucharlo; era una hermosa oportunidad que Salomón aprovechaba para darle honra y gloria a Dios. Salomón también aumentó su conocimiento, llegó a estudiar sobre la naturaleza y a comprender mejor el amor de Dios a través de ella. Durante los primeros años de su reinado, se cumplió el propósito que Dios tenía para Israel: que los demás pueblos llegaran a conocer que solamente hay un Dios que gobierna el mundo porque es su Creador. Los israelitas llegaron a ser luz para el mundo, que estaba en tinieblas.

-Todos debemos ser una luz, aunque sea pequeña, como dice el corito -aseguró Mateo.

-Sí, aunque no somos parte del Israel antiguo, sí somos parte del Israel espiritual de hoy. Por lo tanto, nos corresponde ser portadores de la luz del evangelio para dar esperanza a los que no la tienen -intervino la mamá.

-Los mejores años del reinado de Salomón fueron cuando anduvo en los caminos de Dios. El pueblo vivía confiado, en paz y prosperidad, y los otros pueblos conocieron al verdadero Dios. Nosotros también disfrutaremos de prosperidad obedeciendo al Señor; él es el único que puede darnos sabiduría para llegar a ser una bendición en el mundo -finalizó el papá.

Tu oración:Querido Dios, ayúdame a reconocer que debo ser una luz para alumbrar el camino de los que no te conocen.

¿Sabías qué?

Salomón escribió tres mil proverbios y mil cinco poemas.

9 de mayo

Matutina para Android