Regresar

Eliseo

Play/Pause Stop
«Elías se fue de allí y encontró a Eliseo, que estaba arando. Elías se dirigió a él y le echó su capa encima». 1 Reyes 19:19

-La historia del profeta Eliseo -inició la mamá con el devocional- está llena de milagros que hacían que el pueblo reconociera a Dios. Después de que Elías subió al cielo, Eliseo fue reconocido como profeta. En cierta ocasión, unos jóvenes se burlaron de él y los maldijo en el nombre del Señor. Entonces, dos osos despedazaron a cuarenta y dos de los muchachos. Si no se hubiera disciplinado a esos jóvenes, las personas no le hubieran tenido respeto al profeta de Dios.

-Debemos respetar a los representantes de Dios -comentó Susana.

-Eso es cierto -aseguró el papá-, Dios los ha elegido para guiar a su pueblo. Otro día, Eliseo se encontraba en Jericó y los habitantes se le acercaron. Le dijeron que el agua era mala y la tierra estéril; luego, él pidió que le trajeran un tazón nuevo con sal. Eliseo derramó la sal sobre el agua y oró para que dejara de ser mala, y así fue.

-En otro momento, una viuda de uno de los hijos de los profetas fue a verlo para decirle que tenía una deuda que no podía pagar, y la persona que había ido a cobrarle le había dicho que, si no le daba el dinero, se llevaría a sus dos hijos como esclavos. Eliseo preguntó qué tenía en su casa; ella respondió que únicamente un jarrito de aceite.

Eliseo le dijo que pidiera prestadas todas las vasijas que pudiera a sus vecinas, se encerrara en su casa y llenara cada una de ellas con aceite.

La mujer siguió las indicaciones, y el poquito aceite que ella tenía fue multiplicado de tal manera que sirvió para llenar todas las vasijas que había pedido prestadas. Después vendió el aceite, pagó la deuda y vivió con el dinero que le sobró.

-¡Qué bueno que Eliseo estaba para ayudar al pueblo! -habló Mateo.

-Sí, pero lo más importante, quería conducirlo a Dios -finalizó el papá.

Tu oración:Querido Dios, ayúdame a respetar a nuestros pastores.

¿Sabías qué?

Al principio, alguna gente se burlaba de Eliseo; pero cuando vieron que Dios estaba con él, nunca más se burlaron.

21 de mayo

Matutina para Android