Regresar

“EL TIEMPO ES LA MONEDA DE LAS RELACIONES, SI QUIERES INVERTIR EN RELACIONES, EMPIEZA POR INVERTIR TU TIEMPO”.

Play/Pause Stop
"Trabajarán ustedes durante seis días, pero el séptimo día es de reposo, es un día de fiesta solemne en mi honor, en el que no harán ningún trabajo. Dondequiera que ustedes vivan, será sábado consagrado al Señor" (Levítico. 23:3).

DAVE WILLIS

Los automóviles ilustran uno de los aspectos de las relaciones en los que los varones y las chicas se diferencian. Las chicas generalmente sienten que, si van a invertir tiempo y energía en una relación, debería implicar a un ser humano de verdad. Los varones no son tan "quisquillosos".

Vemos un auto y decimos: "Es brillante; me deja tener el control absoluto y no habla mucho. Esto podría ser el comienzo de algo hermoso".

Con el paso del tiempo, podemos llegar a volvernos realmente nostálgicos con nuestro vehículo. Se me llenan los ojos de lágrimas cuando recuerdo mi primer auto, un Ford Mustang que tenía tan poca fuerza que le costaba avanzar con viento en contra.

Mi pastor admite haber estado tan apegado a una Toyota destartalada que siguió conduciéndola incluso cuando la única forma de subirse era por la puerta trasera. He oído de hombres que pidieron que los enterraran dentro de sus autos, aunque uno se sentirá realmente ridículo al despertar el Día de la Resurrección en un Lincoln del 88 con la batería agotada.

Le pregunté a mi papá, quien no suele ser muy nostálgico, por qué nunca se deshacía de un Ford de 1972 al que llamaba "Viejo Azul".

-No lo sé-musito-. Es como un caballo favorito. Cuando llega al final de su carrera, no lo mandas a la planta de aprovechamiento.

Creo que Viejo Azul era el favorito de mi padre porque pasó 460 mil kilómetros en el asiento del conductor.

Con suficiente tiempo, puedes construir una relación con cualquier persona o cosa. Y lo inverso también parece ser cierto: si quieres construir una relación con alguien, pasa tiempo con esa persona.

Creo que esta es una de las razones por las que Dios nos dio el sábado. Un día entero, cada semana, para pasarlo con Dios y con nuestra familia. No se me ocurre una mejor manera de garantizar que las relaciones más importantes de nuestra vida duren más que una relación con un automóvil. Kim

 

Enero 19

Matutina para Android