Regresar

“CUANDO UNA PUERTA DE LA FELICIDAD SE CIERRA, OTRA SE ABRE, PERO MUCHAS VECES MIRAMOS TANTO TIEMPO LA PUERTA CERRADA QUE NO VEMOS LA QUE SE HA ABIERTO PARA NOSOTROS".

Play/Pause Stop
"Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir" (1 Corintios. 10:13).

HELEN KELLER

Había sido un largo día de viaje para Reef y su familia. Habían visto cosas e maravillosas en su recorrido por Italia, pero ahora todos querían desplomarse sobre la cama en el pequeño hotel donde se habían detenido para pasar la noche. El padre y el abuelo ya habían entrado. Y ahora los otros miembros de la familia estaban llevando su equipaje a sus habitaciones.

La abuela subió al ascensor y tocó el número de su piso. Respiró profundo para calmarse. Los ascensores en hoteles baratos en Europa son pequeños. No mucho más grandes que una heladera, en realidad. Y hacían sentir incómoda a la abuela. El ascensor se detuvo. Y horriblemente, la puerta no se abrió.

La abuela trató de no entrar en pánico. Volvió a presionar el número de su piso. No sucedió nada.

-¡Hola! -exclamó-. No puedo salir del ascensor... ¡Ayuda!

Entonces, vio un teléfono en el ascensor. Lo tomó, y la atendió la recepcionista.

Buona sera! -saludó alegremente.

-Estoy encerrada en el ascensor -dijo la abuela, levantando un poquito la voz-. La puerta no se abre.

La recepcionista no dijo nada por un momento.

-Mire detrás de usted -respondió, finalmente

La abuela se dio vuelta. Bueno... mira eso, pensó. ¡El ascensor tenía puertas de los dos lados! A través de la puerta de atrás, abierta, podía ver el pasillo a su habitación. La abuela se rio y colgó el teléfono.

Cuando el pueblo de Israel estaba atrapado entre el ejército del Faraón y el Mar Rojo, entró en pánico. Lo que no sabía era que Dios iba a abrir una vía de escape en una dirección inesperada.

Dios quiere que confíes en él la próxima vez que estés en una situación difícil. Mantén la calma, y busca la puerta de escape que él tiene para ti. Kim

 

Enero 25

Matutina para Android