Regresar

"MIENTRAS EL AGRADECIMIENTO SEA POSIBLE, LA ALEGRÍA SIEMPRE ES POSIBLE”.

Play/Pause Stop
"Den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús" (1 Tesalonicenses. 5:18).

ANN VOSKAMP

Livia no pudo resolver un problema de matemáticas de su hoja de ejercicios. Se siente tonta.

Dakota perdió el pase que su equipo realmente necesitaba que él atrapara. Se siente torpe.

Emma acaba de tener una fiesta de cumpleaños sorpresa. Se siente popular.

Nuestros sentimientos cambian todo el tiempo, ¿no es así? Se parecen mucho a la nuez de Adán de tu papá, que siempre se mueve hacia arriba y hacia abajo. Entonces, ¿qué puedes hacer cuando te sientes mal?

Bueno, algo que puedes hacer es esperar a que tus sentimientos suban. Generalmente, es así. (Si el desánimo perdura, háblalo con un adulto en quien confíes.)

Si no quieres esperar, hay algo que puedes hacer para levantar tu ánimo.

En su libro Happy at Last [Feliz al fin], el terapeuta Richard O'Connor describe un ejercicio que les da a muchos de sus pacientes cuando se sienten terrible. Es fácil y funciona. Él dice: "Cada noche, antes de ir a dormir, menciona tres cosas buenas que te sucedieron ese día".

Ni siquiera necesitas esperar a irte a dormir. Si te sientes más aplastado que pies de serpiente, comienza a pensar en las cosas buenas de tu vida. Puede ser cualquier cosa por la que estés agradecido. Recuerdo a mi hijo hablando sobre un sándwich que estaba por comer: "Exactamente el queso que me encanta. ¡Qué milagro!"

Puedes estar agradecido por las duchas calientes, por los juguetes con ruedas y porque el hipo no duele. A medida que se desarrolle el sentimiento de gratitud en tu corazón, descubrirás que no habrá lugar para los sentimientos negativos.

La próxima vez que te sientas decaído, mira hacia arriba para ver tus bendiciones. Kim

 

Febrero 02

Matutina para Android