Regresar

“NUNCA HABRIA PODIDO DIEZMAR DE MI PRIMER MILLON DE DOLARES SI NO HUBIERA APRENDIDO A DIEZMAR DE MI PRIMER SALARIO, QUE ERA DE UN DOLAR Y MEDIO POR SEMANA".

Play/Pause Stop
"Traigan integro el diezmo para los fondos del templo, y así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto-dice el Señor Todopoderoso-, y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde" (Malaquías. 3:10).

JOHN D. ROCKEFELLER (H)

Antes que Nathan Greene llegara a ser un artista famoso, cuyas ilustraciones aparecen en tapas de revistas, recepciones de hospitales, o en la pared de tu habitación, él era un recién graduado no más famoso que un maestro de primaria. Hacía ilustraciones para cualquiera que le pagara, y ganaba apenas lo suficiente como para que él y su esposa, Patty, pudiesen mantenerse.

"Apenas sobrevivíamos", dice Nathan. Y entonces hubo un mes en que simplemente no había suficiente dinero para pagar todas las cuentas. Tenían que elegir entre dar el diezmo o pagar el alquiler de 175 dólares por su casita en Berrien Springs, Michigan.

Educados por padres que creían en darle a Dios el diez por ciento de sus ingresos, Nathan y Patty no titubearon en la decisión. Ese sábado pusieron su diezmo en el alfolí de la iglesia.

Esa semana, Nathan recibió un llamado telefónico de un profesor de arte del secundario, que quería ir a visitarlo. "Claro. Pasa cuando quieras", respondió Nathan. Al día siguiente, recibió a su exprofesor en su taller de arte, que no era más que una habitación en su casita alquilada.

El profesor miró algunos de los dibujos de Nathan y señaló tres de ellos.

-Me gusta coleccionar arte de mis exalumnos -dijo- ¿Estarías dispuesto a venderme estos?

Sacó un fajo de billetes de su bolsillo.

-Esto es todo lo que tengo -dijo-. Son 175 dólares. ¿Es suficiente?

-Es exactamente suficiente -respondió Nathan con una sonrisa.

Las pinturas de Nathan a menudo muestran a Jesús a nuestro lado. A veces, está guiando la mano de un cirujano o uniéndose a una familia en adoración. Nathan cree firmemente que nuestro Salvador se interesa en nuestra vida, y una de las causas es aquel día en que Dios le dio el dinero para el alquiler: la cantidad exacta que necesitaba. Kim

 

Marzo 07

Matutina para Android