Regresar

Salvado de las aguas - I

Play/Pause Stop
«¡Cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos convivan en armonía!» (Salmo 133:1).

El faraón de Egipto no quería que hubiera más niños hebreos en su país.

Sin embargo, Jocabed no tuvo el valor de entregar su bebé a los soldados egipcios.

Así que preparó una pequeña cesta, de modo que no le entrara agua; después puso allí dentro al niño y lo llevó al río Nilo, a un lugar cercano a donde la princesa iba a bañarse. Después se escondió, mientras María, la hermana del bebé, vigilaba la cesta. En aquel río había cocodrilos muy peligrosos, por eso María tenía que estar muy atenta para cuidar a su hermanito.

Dios protegió al bebé y no le pasó nada malo.

¿Y yo?

Si tienes hermanos, sabes lo importante que es jugar juntos, pasear, hablar y compartir las cosas. Pero también es importante cuidarlos de cualquier peligro. Los hermanos están para protegerse.

Mi oración para hoy

Querido Jesús, yo quiero ser amigo de mis hermanos. Prometo no pelearme con ellos. Ayúdame a ser fuerte cuando me necesiten.

Enero 19

Matutina para Android