Regresar

La tormenta

Play/Pause Stop
«No temas, yo te ayudaré» (Isaías 41:13).

David se acababa de dormir cuando oyó un gran estruendo y vio cómo su dormitorio se iluminaba. Muy asustado, se levantó de la cama y comenzó a gritar.

Entonces, se acordó de que eran truenos y relámpagos. Así que regresó a la cama y se cubrió la cabeza con la almohada.

¿Y yo?

No tienes por qué tener miedo a los truenos, si es que estás en un lugar seguro. Son cosas normales.

Mi oración para hoy

Señor, gracias por ayudarme a no sentir miedo.

Febrero 17

Matutina para Android