Regresar

Daniel y los leones

Play/Pause Stop
«Entonces el rey se alegró mucho y ordenó que sacaran del foso a Daniel. Cuando lo sacaron, no le encontraron ninguna herida, porque tuvo confianza en su Dios» (Daniel 6:23).

Los enemigos de Daniel, sabiendo que él oraba a Dios, convencieron al rey Darío para que ordenara que solamente estaba permitido orar al rey. Si alguien desobedecía, iría a parar a una cueva llena de leones hambrientos. Cuando llegó la hora de orar, Daniel se arrodilló como era su costumbre y oro a Dios. Así que fue llevado a la temida cueva. Sin embargo, Daniel confió en su Dios y los leones no le hicieron daño.

¿Y yo?

Daniel no tuvo miedo porque sabía que Dios era más fuerte e iba a librarlo.

Mi oración para hoy

Señor, yo quiero confiar en ti aunque me digan que no lo puedo hacer.

Febrero 26

Matutina para Android