Regresar

La Biblia del altillo

Play/Pause Stop
«He guardado tus palabras en mi corazón para no pecar contra ti» (Salmo 119:11).

Pedro y Matilde pidieron a sus abuelos que les dejaran jugar en el altillo. Tenían mucha curiosidad de entrar allí.

-De acuerdo -les dijo la abuela-. Yo necesito colocar algunas cosas y vosotros podéis ayudarme.

Y así fue. Subieron por una pequeña escalera y encontraron armarios con juguetes de madera y de hojalata, libros antiguos, álbumes de fotografías...

De pronto, Pedro abrió una caja y encontró una Biblia con letra grande. Le quitó el polvo y fue a mostrársela a su abuelo. Y él le dijo:

-Esta fue mi primera Biblia. ¡Cómo me gustaba! ¡Cuánta nostalgia!

Esa noche, el abuelo les leyó historias de su vieja Biblia.

¿Y yo?

Cuando aprendas a leer, ¿te gustaría tener una Biblia?

Mi oración para hoy

Señor, ayúdame a apreciar 10 que has escrito para mí.

Marzo 22

Matutina para Android