Regresar

La puerta

Play/Pause Stop
«Mira, yo estoy llamando a la puerta» (Apocalipsis 3:20).

Eunice oyó que el pastor decía que Jesús estaba llamando a la puerta de cada una de las personas que estaban allí presentes. Sin embargo, cuando llegó a su casa no había nadie en la puerta y tampoco escuchó a nadie pidiendo entrar.

Algo preocupada, preguntó:

-Mamá, ¿acaso el pastor estaba diciendo algo que no era cierto?

-No, hija. El pastor se estaba refiriendo a una puerta especial que tenemos todos. Es la puerta del corazón. Si se lo permitimos, Jesús entrará para darnos la felicidad.

¿Y yo?

¿Ya le has abierto la puerta de tu corazón a Jesús?

Mi oración para hoy

Jesús, te pido que te quedes siempre dentro de mi corazón.

Abril 02

Matutina para Android