Regresar

Amor de tiburón

Play/Pause Stop
«Al amigo que sufre se le ama» (Job 6:14).

En las aguas donde acostumbraba a pescar, al sur de Australia, Arnoldo encontró a un enorme tiburón blanco atrapado en una red, casi moribundo.

En un gesto de valor, el pescador cortó la red y el tiburón volvió a ser libre. Sin embargo, la historia no quedó allí.

A partir de ese momento, el tiburón empezó a seguir la embarcación de Arnoldo dondequiera que iba, comportándose como una verdadera mascota. Además, daba grandes saltos en el agua para mostrar su gratitud a su nuevo amigo.

¿Y yo?

Hasta los animales más feroces muestran señales de gratitud hacia aquellos que los tratan bien.

Mi oración para hoy

Jesús, ayúdame a tratar bien a los animales y no hacerles daño.

Abril 08

Matutina para Android