Regresar

Un gato en la puerta

Play/Pause Stop
«Mira, yo estoy llamando a la puerta; si alguien oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaremos juntos» (Apocalipsis 3:20).

Cuando regresaba del colegio, María vio que un gatito estaba mirando la puerta de su casa.

-Debe tener hambre -pensó. ¡Y realmente tenía hambre! Cuando María le dio algunos restos de comida, ¡el gatito casi la tragó sin masticarla!

Al día siguiente, a la misma hora, allí estaba el cachorro de nuevo, maullando y arañando la puerta, como si estuviera pidiendo que le abrieran.

Después de algunas semanas, la familia decidió adoptar al pequeño Flip, como llamaron al gatito.

Hicieron una entrada para él en la puerta trasera de la casa. Así, cuando tenía hambre, podía entrar cada vez que quería.

¿Y yo?

Jesús nos pide que nos amemos los unos a los Otros y que seamos bondadosos con los animalitos perdidos y que tienen hambre.

Mi oración para hoy

Querido Jesús, ayúdame a ser siempre bondadoso y amigo de todos.

Abril 24

Matutina para Android