Regresar

Un bebé para sonreír

Play/Pause Stop
«Mira bien el cielo, y cuenta las estrellas, si es que puedes contarlas. Pues bien, así será el número de tus descendientes» (Génesis 15:5).

Un día en que Abraham estaba muy triste, Dios lo mandó a observar las estrellas del cielo. Después, le dijo que el número de sus descendientes serían así de grandes. Pero Abraham no entendió cómo podía ocurrir eso, puesto que él y Sara eran ancianos, casi con cien años de edad y no tenían hijos. De todas maneras, él creyó.

Cuando pensaban que ya no era posible, Sara quedó embarazada y tuvo un bebé. Muy contentos, los padres lo llamaron Isaac, que significa 'risa'. Los árabes y los judíos son descendientes de Abraham.

¿Y yo?

¿Sientes que Dios te dice cosas que te animan? ¿Cómo?

Mi oración para hoy

Querido Dios, para ti todo es posible. ¡Muchas gracias!

Mayo 02

Matutina para Android