Regresar

El peligro de las pistolas

Play/Pause Stop
«Por lo tanto, el que está unido a Cristo es una nueva persona» (2 Corintios 5:17).

-Yo quiero una pistola para matar y robar a las personas -dijo Daniel.

-¡Pero eso es horrible! -comentó la madre.

-No es verdad. Yo ya lo vi en la televisión ¡y la persona que mataba estaba muy contenta!

- Escucha, Daniel, ¿a ti te gustaría que alguien matara y le robara a tus papás o a tus abuelos? -¡No!

-Los ladrones y asesinos son hombres malos. Jesús se pone muy triste cuando lastiman a otros.

-Entonces, ¡ya no quiero la pistola!

¿Y yo?

No todo lo que ves en la televisión es bueno. Jugar con las armas es muy peligroso.

Mi oración para hoy

Ayúdame, Jesús, a no imitar las cosas que son malas.

Mayo 16

Matutina para Android