Regresar

Jesús calma la tempestad

Play/Pause Stop
«¿Quién será éste, que da órdenes al viento y al agua, y lo obedecen?» (Lucas 8:25).

Una noche, Jesús les dijo a sus discípulos que necesitaba ir al otro lado del lago.

Mientras lo atravesaban, Jesús se acostó en la parte de atrás de la barca y se durmió.

De repente, se levantó una gran tempestad y un fuerte viento. Las Olas eran tan altas que casi hacían girar a la embarcación. Entonces, los discípulos despertaron a Jesús, diciéndole:

-¡Señor, nos vamos a morir! ¿No te importa?

Jesús se levantó y le dio una orden al viento y a la tempestad:

-¡Quedaos quietos!

Y todo se calmó. Después, Jesús les preguntó:

-¿Por qué estáis tan asustados? ¿Acaso no tenéis fe?

¿Y yo?

Así como Jesús salvó a los discípulos también quiere salvarnos. Él nos pide que confiemos siempre en él.

Mi oración para hoy

Muchas gracias, Señor, por tu protección y tu cariño.

Mayo 23

Matutina para Android