Regresar

Por siempre amigos

Play/Pause Stop
"El bálsamo y el perfume alegran el corazón; los consejos del amigo alegran el alma" (Proverbios 27:9).

Durante mi segundo año de ministerio fui asignado como capellán de bachillerato en uno de los colegios adventistas de la Ciudad de México. Cada mañana podía ver los rostros de los estudiantes que reflejaban todo tipo de sentimientos, desde la ilusión, las ganas de aprender y el optimismo, hasta la frustración, la indiferencia y la melancolía. Además, me tocaba el desafío de interesar en el estudio de la Biblia a grupos de adolescentes, una tarea mucho más dificultosa de lo que algunos se imaginan. Los chicos visitaban constantemente mi despacho para conversar sobre diferentes asuntos. A su corta edad, eran un vivo reflejo de la complicada situación que viven miles de hogares cristianos en este tiempo. Sin embargo, mi paso por el colegio fue bastante fugaz, apenas unos meses y ya estaba en otro sitio.

Con el paso de los años he llegado a aceptar una gran verdad: si fuiste maestro un día, lo serás por el resto de tu vida. Y así ha sido. Hasta el día de hoy, aquellos chicos me han seguido buscando para pedirme consejo o simplemente mantener una buena amistad. Los he visto triunfar, fracasar, casarse, divorciarse, apartarse de la iglesia, padecer graves enfermedades y enfrentarse a grandes desafíos. Incluso he estado en el funeral de alguno de ellos. Hoy están por todo el mundo. Recientemente conversé con una chica que estaba trabajando en los Emiratos Árabes Unidos y enfrentaba situaciones complicadas. Como en los viejos tiempos, buscó a uno de sus maestros para recibir orientación.

Es cierto que uno no debe andar dando consejos cuando no se los piden. Pero también es cierto que, cuando muestras verdadero interés por los demás, especialmente en el caso de los jóvenes, un buen consejo siempre será muy apreciado.

Las figuras de autoridad en la sociedad (como los maestros y los pastores) tienen grandes oportunidades de transmitir valiosos consejos a los jóvenes. Su actitud indiferente, poco amigable y despectiva lastima el corazón de más de uno. Pero tú, a través de una genuina amistad, puedes cambiar la vida de quienes te rodean. De hecho, Dios busca este tipo de personas para utilizarlas como canales de su amor y responder a las peticiones de aquellos que enfrentan dificultades.

Este día pide al Señor que te ayude a ser una buena influencia para los demás y dar una palabra de ánimo a tus amigos.

Matutina para Android