Regresar

Un misterioso vínculo del corazón

Play/Pause Stop
"El que teme al Señor sigue su camino recto, pero el que anda en malos pasos lo desdeña" (Proverbios 14:2).

Leonardo fue uno de mis mejores amigos de la infancia. Nos conocimos en el Jardín de Niños (Educación Infantil) y después fuimos a la misma escuela primaria. Juntos compartimos momentos inolvidables en diversas actividades. A veces parecíamos pequeños adultos conversando sobre temas de actualidad tratando de arreglar el mundo. Los diálogos infantiles eran muy divertidos porque se desarrollaban en un lugar especial: las ramas de un frondoso árbol. Nuestra amistad pasó por todo tipo de circunstancias: desde una pugna por el afecto de una niña que entonces nos parecía una princesa, pasando por acalorados encuentros deportivos, hasta pequeñas diferencias en cuestiones de creencias políticas y religiosas. Además, como ambos tuvimos circunstancias familiares semejantes, nuestra amistad se fortaleció notablemente. Después asistimos al mismo instituto, pero nos separamos en el bachillerato. La última vez que lo vi fue durante mis años universitarios en una travesía del transbordador que va de Mazatlán a La Paz sobre el Golfo de California (México). ¡Iba en el mismo camarote! Fue una charla inolvidable.

Recientemente tuve una muy agradable conversación vía Internet con Leonardo después de muchos años. Hoy es un exitoso abogado en el noroeste de México. Nuestra breve conversación fue suficiente para hurgar en lo profundo del corazón y desenterrar entrañables recuerdos. Lo mejor de todo fue descubrir que todavía contaba con mi amigo de la infancia.

Es difícil entender la vida sin los amigos. Sus actitudes, perspectivas e influencia van conformando nuestro esquema mental. "Es misterioso el vínculo que une los corazones humanos de manera que los sentimientos, los gustos y los principios de dos personas quedan íntimamente fusionados. El uno recibe el espíritu del otro y copia sus modales y actos. Como la cera conserva la figura del sello, así la mente retiene la impresión producida por el trato y la asociación con otros. La influencia puede ser inconsciente, mas no por eso es menos poderosa" (Consejos sobre la salud, p. 411). Por eso son tan importantes. Un buen amigo es un tesoro que hay que valorar y cuidar. El paso de los años nos ayuda a ponderar la enorme bendición de contar con un amigo.

Amistad es sinónimo de influencia. Elegir a un amigo es establecer un vínculo que transformará nuestras vidas.

Este día ruega al Señor que te ayude a construir amistades que te ayudarán a ser una mejor persona.

Matutina para Android