Regresar

¿Dónde comienza la sabiduría?

Play/Pause Stop
"El principio de la sabiduría es el temor al Señor; los necios desprecian la sabiduría y la enseñanza'' (Proverbios 1:7).

Francis Collins es un conocido científico estadounidense que estuvo al frente del proyecto de investigación del genoma humano. Según cuenta, durante sus estudios de posgrado se consideraba un ateo consolidado en sus ideas. Sin embargo, durante su experiencia como médico en su juventud, siempre le llamó la atención la fe que ejercían algunos de sus pacientes ante la enfermedad, ya que, en vez de quejarse y reclamar a Dios, encontraban en él profundo consuelo y esperanza. Posteriormente, el estudio del genoma humano le permitió vislumbrar el trabajo de Dios y le dio argumentos para afirmar la existencia de un Creador.

En este mundo todo tiene un inicio, un fundamento, una base sobre la que se construye un edificio, una actitud, una investigación. ¿De dónde vamos a partir? ¿Cuál será el criterio que regirá nuestro destino? Personalmente, me emociono mucho cuando observo a un niño o a un joven entusiasmado con el conocimiento. Veo sus ojos chispeantes eligiendo nuevos textos en las librerías o contemplando emocionados una pintura en el museo o preparando el microscopio para descubrir nuevos horizontes. ¡Hay tanto que estudiar! El ser humano tiene el gran privilegio de desarrollar niveles de inteligencia únicos. Lo interesante es que el conocimiento no es un fin en sí mismo. En realidad, es un medio para la edificación del tesoro más grande de nuestras vidas: el carácter.

La Biblia dice que el fundamento del saber está en reconocer la soberanía del Padre celestial. La esencia del conocimiento parte de aceptar su potestad en este mundo. Él ha colocado límites a los seres humanos a través de diversas leyes de la naturaleza; además, nos ha dejado los Diez Mandamientos, un reflejo de su justicia y su carácter. Por lo tanto, el conocimiento es uno de los medios que Dios nos ha dado para que podamos conocer su carácter. Eso significa que las matemáticas, la química, la literatura, la música, la psicología, la poesía, el diseño gráfico, la biología o la robótica contienen elementos que te pueden vincular con el Creador de todos los ámbitos del saber.

Hoy es momento de establecer el sistema de creencias que regirá el resto de tu vida. ¿Cuál será? ¿Dónde establecerás los criterios para tomar tus decisiones, aceptar ideas o rechazar argumentos? ¿Cómo evaluarás las enseñanzas que recibirás en la escuela o en tu ambiente laboral? Es tu privilegio decidir. Te invito a colocar a Dios en el centro de tu vida.

Matutina para Android