Regresar

Leif Ericson

Play/Pause Stop
Elige hoy mismo a quién servirás [...] pero en cuanto a mí y a mi familia, nosotros serviremos al Señor. Josué 24:15.

-Miren a ese niño! -dijo un vecino, señalando a ese joven alto y pelirrojo-. ¡Es la imagen viva de su padre Erik!

-Ya es un buen peleador -asintió otro-. Será un gran guerrero, igual que su padre.

-Será más grande que yo -corrigió Erik el Rojo-, Ya hice planes específicos para mandarlo a Noruega para que sirva en la corte del rey Olaf. Aprenderá los modales de un noble, y cuando regrese todos estaremos orgullosos de él.

El perverso Erik no sabía que, durante su exilio, el rey Olaf de Noruega y su corte se habían convertido al cristianismo. Ya no adoraban a los dioses Odín, Thor y Tiu, sino que ahora tenían fe y adoraban al único Dios verdadero.

Después de pasar unas semanas en Noruega, Leif Ericson declaró:

-Yo también quiero ser cristiano. Jesucristo es mucho más poderoso que todos los dioses de mi padre.

-Estoy contento de que hayas tomado esa decisión -dijo el rey Olaf-, Cuando regreses a Groenlandia, debes contar las buenas nuevas acerca de Jesús a todos. Pídele a Erik y a su gente que se conviertan al cristianismo igual que nosotros.

-Haré lo mejor que pueda, su majestad -prometió Leif inclinándose ante el rey-. Mi padre no es un hombre feliz, y sé que Jesucristo cambiaría en mucho su vida.

-No necesito un nuevo dios -rezongó Erik, al oír lo que su hijo le relataba acerca de su nueva religión-, Odín, Thor y Tiu me bastan. No cambiaré.

Aunque la mayoría de los habitantes de Groenlandia habían aceptado a Jesús, Erik se rehusó rotundamente e hizo lo posible para disuadir a su hijo. A pesar de todo, Leif se mantuvo fiel a Jesús.

Dios te pide hoy que analices bien los pros y los contras antes de tomar tu propia decisión. Espera que sigas el ejemplo de Leif Ericson, quien dándole la espalda al mundo, siguió a Cristo. ¿Tendrás el valor de hacerlo hoy?

Matutina para Android