Regresar

Juan Gutenberg

Play/Pause Stop
Dios bendice al que lee a la iglesia las palabras de esta profecía y bendice a todos los que escuchan el mensaje y obedecen lo que dice, porque el tiempo está cerca. Apocalipsis 1:3.

Cuánto quisiera tener un buen libro para leer -suspiró el orfebre Juan Gutenberg mientras se inclinaba sobre su mesa de trabajo en Estrasburgo, Alemania.

Levantó el metal que pulía para verlo mejor a la luz del sol, y soñaba con aquel día cuando pudiera darse el extravagante lujo de tener un libro.

"Si tan solo no tomara tanto tiempo copiar un libro a mano -pensaba Juan-, entonces no serían tan costosos. Tiene que haber una manera más fácil y rápida de reproducir los libros para que todos los que quieran tengan oportunidad de leer y aprender. ¿Acaso solo los sacerdotes y los nobles tienen este privilegio?”

Mientras Juan contemplaba la sortija con su sello que tenía en la mano, surgió en su mente una idea. ¿Por qué no usar el mismo procedimiento de esta sortija para imprimir palabras en un papel? Con esto en mente, se levantó de su silla, buscó un trozo de cera para sellos y la derritió. Al aplicar la sortija con sello a la cera derretida, dejó una impresión en bajorrelieve.

-No -dijo con desaliento-, eso no funcionaría muy bien. Las letras deberían ser alzadas, y no hundidas.

Luego tomó un trozo de madera blanda y comenzó a trabajar con el cincel. Aplicando un poco de pintura a las partes elevadas de la madera, pudo imprimir en un papel el dibujo que había hecho en ella.

-¡Resultará! -dijo al fin-, ¡Con este método puedo imprimir libros completos!

Después de experimentar con su nuevo método, se dio cuenta de que la madera se gastaba demasiado rápido. Pronto comenzó a elaborar letras separadas hechas de metal. Sujetaba las letras sueltas con abrazaderas para formar palabras, oraciones y aun párrafos enteros.

En 1454, Gutenberg comenzó a trabajar en la tipografía de la primera edición impresa de la Biblia. La Biblia de Gutenberg contenía 1.282 páginas, que fueron impresas 300 veces cada una. En un par de años, Gutenberg logró lo que hubiera tardado cientos de años a mano.

Hoy, quedan solo 47 ejemplares de la Biblia de Gutenberg. A cada una de ellas se las considera objetos invaluables. Dudo mucho que algún día puedas obtener uno de esos libros extraordinarios, pero te garantizo que las bendiciones que puedes encontrar en tu propia Biblia tienen el mismo valor. ¿Has encontrado algunas de ellas?

Matutina para Android