Regresar

Constantino el Grande

Play/Pause Stop
Pero el séptimo día es un día de descanso y está dedicado al Señor tu Dios. Ese día, ningún miembro de tu casa hará trabajo alguno. Éxodo 20:10.

Reinaba el silencio en el campamento romano, salvo el apacible silbido del viento que agitaba las ramas de los apreses. Los soldados dormían. El guardia que vigilaba la carpa de Constantino luchaba contra el sueño. Bostezó y fijó la vista en la oscuridad, mientras se preguntaba quién sería el vencedor el siguiente día en la batalla que librarían Constantino y Majencio. Dentro de su carpa, el emperador se movió, tosió.

-¡Guardia! -llamó al centinela.

-¡Sí, majestad! Estoy despierto y todo anda bien.

-Ven aquí. Hay algo que debes hacer.

El guardia de Constantino abrió la aleta de la carpa y entró.

-A sus órdenes, majestad.

-Despierta a los hombres. Debemos prepararnos para la batalla. Diles que cada quien pinte una cruz en su escudo. ¡No debe haber excepciones! -De inmediato, señor. Pero ¿por qué? Los hombres querrán saberlo. -Acabo de tener una visión en la que contemplé una gran cruz en llamas. Alrededor de ella estaban inscritas las palabras "Por medio de esta señal conquistarás”. La cruz es la señal de nuestra victoria.

Aquel día, en 312 d.C., el ejército de Constantino, con las cruces grabadas en los escudos, derrotó a Majencio en el puente Milvio, sobre el río Tíber. Desde entonces Constantino apoyó fuertemente al cristianismo. Se bautizó un año más tarde. En los años subsiguientes, hizo del cristianismo la religión oficial del Imperio Romano.

En 321 Constantino decretó una ley que mandaba a todos guardar el domingo como día de reposo. Pensó que esta medida animaría a los paganos a decidirse por el cristianismo, puesto que ya dedicaban el domingo a adorar a sus dioses.

Algunos cristianos obedecieron también el edicto. Se decía que, ya que Cristo había resucitado de los muertos en domingo, estaría bien que observaran ese día como día de reposo. Otros, sin embargo, se preocuparon, puesto que la Biblia dice claramente que el séptimo día es el sábado del Señor. Por lo tanto, es el día sábado el que debe observarse como día de descanso y adoración, no el domingo.

Si hubieras sido uno de los cristianos del año 321, ¿qué habrías hecho? ¿Cómo hubieras resuelto este problema? ¿Qué harás cuando esta situación se vuelva a repetir?

Marzo 09

Matutina para Android